Crónica introspectiva – Stupid girl

Texto: @conexionfetichez. Fotografía: @elianaalexandra.aparicio.3, @tinwaits & @conexionfetichez. Estilismo y producción de moda: @conexionfetichez. Maquillaje: @yanneffer. Modelos: @yanneffer, @elianaalexandra.aparicio.3, @gerardrey30, @tinwaits, @mangel_rojas & @conexionfetichez. Locación: Barrio San Luis y Barrio Mejoras Públicas.

Mañanas enteras y bastante aletargadas por aquel entonces, eran el origen de empapados rocíos de nucas y espaldas cadenciosas. Un par de estos rocíos se camuflaban con el aroma de las flores de mayo, esas púrpuras flores incrustadas en el yunque maderoso del viejo jardín materno. A mediados del año 1999, mi corazón puberto latía descontrolado y aletoso por el joven hermano de mi mejor amiga, un hombre de 20 años, universitario, con un cuerpo de futbolista _ piernotas _ y esos labios carnosos que en mi imaginación me transformaban en una especie de depredador precoz y al acecho. Su nombre, Dario.

Experimental y algo atrevida fue la época que comencé a vivir finalizando el siglo XX. Floreció como un legado de la música grunge que disfrutaba por MTV. Esta vez la canción escogida para ser mi banda sonora vendría del álbum homónimo de 1995 de la banda norteamericana Garbage, capitaneada por la fabulosa Shirley Manson. No niego que fue tardío mi encuentro con las melodías del rock alternativo y psicodélico de la banda. La escuche por primera vez en su habitación, una bastante atractiva guarida de tonadas crepusculares gracias al efecto claro oscuro de una persiana en madera que enaltecía sombras y penumbras de seducción.

Darío sabía de mi gusto por MTV y sus videos, fue así como Stupid Girl se convirtió en la antesala musical del pecado adolescente y me convirtió en el simulacro de la chica estúpida enamorada de imaginarios utópicos. Lamento no haber sido en su lugar, la rebelde chica que simbolizaba Manson en sus videos. Más bien fui la tonta banal que se ejercitaba a diario en el gimnasio  y frente al espejo, para mantener una mascarada femenina que solo buscaba agradar las hormonas yupis de un universitario, heterosexual, que jamás se enamoraría de mí.

Hola sean nuevamente bienvenidas/dos/des a un nuevo episodio de Conexión FetiChez, soy Chez Rodríguez. Ya moría de ganas por conectarme de nuevo con ustedes, en estas crónicas en donde he venido narrando mis particulares experiencias a lo largo de estos años. Dudé mucho, les confiezo, en contarles este momento, pues las memorias me resultan un tanto amargas, de pico emocional a vacío emocional, haciéndome sentir tremendamente vulnerable. Al final, me dije que sí. Y aquí estoy abriéndoles nuevamente mi alma, en una nueva conexión FetiChez, bienvenidas/dos/des.

Chez: ¿A qué horas llega tu hermana? Ya pasó media hora y me dijiste que estaba cerca.
Dario: Relájese flaco, más bien venga, súbase a la cama. ¿qué hace allá sentado en el piso? Siéntese aquí a ver los 10 más pedidos, ¿no qué le gustaba ese programa? mi hermana no demora.
Chez: Bueno… Esta canción me encanta.
Dario: Que bueno…sabía que le iba a gustar. Mire, para la sed.

Lo recibí y casi lo escupo de inmediato, era el clásico vodka con jugo de naranja de la época, yo diría que más vodka que otra cosa. A este punto ya presentía que mi amiga no iba a llegar y que todo estaba concertado con frialdad por Dario, para que entre los dos pasara algo más que sentarse a ver videoclips por MTV y esperar a una amiga/hermana que sabía de antemano no llegaría.

Su mano fuerte y tibia fue escabulléndose por debajo de mi camisilla, sus dedos jugaban con mis huequitos sexis de la espalda. Me gustaba sentir su tacto. Tomé la iniciativa y sin esperar a que él actuara, decidí llevarme de vuelta a la boca el mal mezclado destornillador… jumm así le decían a ese cóctel, y tomar otro sorbo. Esta vez me supo mejor. Dario me estremecía por completo. Entorpecia mis pensamientos con su torso desnudo, sus pectorales firmes y seductores, sus piernas de futbolista _ dos perfectas torres que llegaban al Olimpo de su sexualidad, en donde sus glúteos y bulto frontal exuberante enaltecían su perversidad. Me hipnotizó, se apoderó de mi sensatez y liberó en mí la lujuria más natural y espléndida. Me volteé y en sincronizado movimiento mis ojos y mi mano derecha se apoderaron de la humanidad completa de Dario.

Dario: ¿Puedo?
Chez: Aja… Sí dale. Está bien.

Dario empezó a chupar uno a uno mis dedos temblorosos. Nuestras miradas se entrecruzaron y escaneaban mutuamente los cuerpos ya para entonces alterados, estremecidos y algo sudorosos de los hombres.

Dario: ¿Quieres quitarte la lycra? Ya me di cuenta que usas hilos de mujer flaco. ¿Me deja ver?
Chez: Ummmm… pues…sí, listo, hágale.

Me levanté de nuevo de la cama y mientras Dario seguía recorriendo mi cuerpo, como un faro que recorre costas cadenciosas y oscuras, lentamente me quité la lycra y enrollé la camisilla para que simulara un crop top improvisado. Super TOP. Revolví mi pelo, me volteé y le mostré la cola coronada por los dos hoyitos. Me sentía hermoso, sensual, tan femenino. Mirando por sobre mi hombro pude observar el lascivo júbilo de Dario, sus labios carnosos eran humedecidos por su lengua, todo un espectáculo.

Sonrisas cómplices, atrevidas decisiones, salvajes y eróticas palabras se estrellaron en las paredes cubriéndonos con la adrenalina de lo prohibido y el aliento espeso de un Dario casanova que ya hurgaba con su lengua mi garganta. Aquella tarde cambió mi vida y estoy seguro que la de él también.

Saben, es preciso recordar. Ahora que narro a ustedes, la familia FetiChez, mi familia. Cuán cálido y reconfortante fue tu abrazo Dario, cuán soberbio fue tu acercamiento. Sentirte me estremeció. Cuán lasciva y vivaz fue tu mirada, cuán conveniente tu diálogo erótico, cuán irrespetuosa tu osadía y cuán indispensable y anecdótico nuestro sexo. Aprendimos juntos a conocer las rutas futuras que se avecinaban pronto. Sin duda alguna, el camino que a ti te tocó Dario fue simplista, el de la negación. Muy por el contrario, mi camino fue una dolorosa travesía plagada de realidades francamente nocivas. Después de ti llegarían más hombres, heterosexuales, seducidos por la misma piel suave, la misma figura andrógina y los mismos ojos seductores. Fueron avispones con similar fórmula encantadora y repulsiva de polinizar y abandonar para siempre una vez saciado su aguijón.

Señores fueron meses en que la frustración, rebeldía y estado alterado queer de Shirly Manson y su banda Garbage acompañaron y ayudaron a soportar la tormenta interna que no paró por meses. Garbage y sus canciones me acompañaron durante el fin del siglo y dejaron en mi personalidad queer una huella imborrable.

Saben algo, a diferencia de mis otras historias estoy más cerca de Dario de lo que se imaginan, quizás por cierta casualidad él pueda escuchar este Podcast y se ponga en contacto conmigo. Si eso pasa, les contaré, lo prometo. Y bien, esto fue mi crónica introspectiva de cuando me dejé seducir por la montaña rusa que sería el amor por los chicos heterosexuales. A todos aquellos a quienes con valentía les confesé mi amor y si están escuchando este podcast saludos y gratitud infinita por sus enseñanzas de vida, de las caídas y de los pesares señores sí que se aprende. De verdad los llevo en el corazón.

Bueno me despido no sin antes invitarles a que si aún no se han suscrito al newsletter de mi página http://www.fetichez.com lo hagan ya, ¿qué están esperándo ah? Recibirán todos mis contenidos en primicia y nuevas sorpresas que se avecinan. vamos a hacer más grande nuestra comunidad FetiChez. Gratitud infinita gente por escucharme, nos veremos pronto.

2 comentarios en “Crónica introspectiva – Stupid girl

  1. George dice:

    Recordar es vivir 😏… y la música nos transporta a lugares, momentos y sentimientos que en esta Crónica, lograste ‘acompasar’ con el proceso vital y tortuoso -especialmente para las personas sexualmente diversas 🏳️‍🌈- de exploración/construcción de la identidad sexual.

    Suspicaz e íntimo tu relato FETICHEZ 🤔… pero por sobre todo enigmático 🤷🏾‍♂️, al dejarnos en vilo sobre la posibilidad de un nuevo ‘encuentro transgresor’…

    Le gusta a 1 persona

    1. FetiCHEZ dice:

      Es tremendo sin duda alguna exponerte a este nivel de intimidad, sin embargo, cuando recibo mensajes así como el que escribiste me lleno de una satisfacción por el deber cumplido. Gracias por tu reflexión y por tu energía siempre cargada de empatía para mis contenidos. Te llevo en mi corazón amigo.

      Me gusta

Responder a George Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s